Los mendigos españoles, entre los pobres europeos con mejor calidad de vida

pot_sa_renunt_la_oricedar_nu_si_la_laptop_1229689900Los pordioseros españoles están de enhorabuena. Según los datos publicados por el IGM (Instituto de Gestión de la Miseria), los ciudadanos con nulas o bajísimas fuentes de ingresos gozan de una cobertura personal y moral envidiable, por delante de menesterosos de países de nuestro entorno como Noruega, Letonia y Canadá. El documento, también conocido como el informe PISA de los desamparados, se ha llevado a cabo durante 2017 entre más de seis millones de pobres de todo el territorio nacional.

En su preámbulo el informe indica que de promedio, un pedigüeño español percibe sensación de angustia una media de 13,6 horas al día. Mucho menos que, por ejemplo, un austríaco, que se autocompadece de su situación cerca de 19,1 horas al día. Sólo está por delante Grecia, que con 12,9 horas, y merced a subvenciones públicas, raya la felicidad absoluta.

En cuanto a España, una vez más  Extremadura encabeza la clasificación con una puntuación semejante a  regiones europeas como Cefalonia y Gales Occidental. Del otro lado, cierran el ranking las provincias vascongadas, con niveles de angustia inferiores incluso a los de regiones como Hannover o Interlaken.

 “La calidad y variedad de nuestros desamparados ha mejorado mucho desde 2011, puesto que ahora el espectro poblacional en situación de emergencia es mayor”,  afirma Borja Cuadrado-Stephenson, encargado del departamento de Comprensión y Empatía. “Todos sabemos lo enriquecedora que es la diversidad y en esos parámetros es en los que estamos centrando nuestro esfuerzo”.

De los resultados se desprende que, mientras una familia de clase media sufre por no amortizar el club de tenis o excusarse de eventos sociales, un limosnero  goza de la carestía económica y el  desarraigo familiar, por lo que emplea tiempo y recursos en canalizar dicha energía hacia la confección de carteles, chabolas de cartón o acumular materiales de obra obsoletos. Eso, indica el IGM en sus conclusiones, permite al individuo tener la mente ocupada cuando el Real Madrid no juega.

Además, añade la publicación, un clima benigno  acompaña en  la buena predisposición de los vagabundos, gracias a los más de doscientos sesenta días en  los que el sol calienta sus descarnados cuerpos en, por ejemplo, Almería. “La sequía también tiene sus cosas buenas”, concluye Cuadrado-Stephenson.”En Svalbarg quisiera yo ver a muchos de estos vagos.  Al final lo importante sentirse reconfortado; no todo va a ser dinero, dinero”

Otro aspecto importante del informe es el relativo a la innovación y el espíritu emprendedor. Un tercio de los indigentes acaba abandonando las calles, bien por reinsertarse al precariado, bien por deceso o movilidad exterior. Sea como fuere, una vez más España aprueba con nota respecto a  Europa en aspectos que, pareciendo baladíes, vertebran un modelo económico y social aún por explorar.

Los catalanes que exageran su acento tienen más bajas laborales

152397_DNzctY2WkAAVYfS
Marta Rovira imposta su acento para implementarse bajas

Así se desprende del estudio hecho por la Comisión Permanente y Filológica de Lenguas Vernáculas (CPYFDLV), por el cual  cuanto más separatista se es, más se pavonean los catalanes de su acervo.  Según este organismo independiente, hay una relación directa entre separatismo y fonética, lo que lleva irremisiblemente a contraer  trastornos infecto-contagiosos. De este modo, por ejemplo, un ciudadano del Ampurdán  modulará consonantes aproximantes laterales, es decir, doblará la lengua para pronunciar la letra L aún a riesgo de sufrir desgarro de ella, mucho más si es mayúscula. A cambio, no tendremos un atisbo de duda sobre su origen.

Del mismo modo, fonemas oclusivos como la b se exageran hasta la nausea para, en vez de decir poble ,  pronunciar popla. El resultado, una impostura que resulta cursi y llena de esputos al receptor del mensaje.

Las consecuencias sanitarias de la deriva independentista no se han hecho esperar, según  la CPYFDLV: las consultas en  Urgencias se han colapsado por esguinces de glotis e infecciones fricativas, sobre todo en ciudadanos catalano-parlantes, muy por delante de emigrantes sudamericanos cuyas dolencias suelen ser inventadas. Curiosamente, el sector del transporte público, en concreto los taxistas, apenas está sufriendo  estos trastornos, sin duda por el buen uso de la lengua castellana.

Aunque los datos se han publicado apenas hace unos días, las consecuencias son conocidas desde al menos hace cincuenta años. Así, en 1968, cuando Joan Manuel Serrat  fue substituido por Massiel para cantar el “La, la, la”, no se hizo para que no cantara en catalán, sino para preservar su aparato fonador.

No obstante, no todo está perdido. Unos buenos hábitos alimentarios y, sobre todo, no entonar en alto las coplas de Lluis Llac son  parámetros idóneos para mantenerse operativos. También repetir cinto cincuenta veces al día trabalenguas como “El cielo está enladrillado”.Porque más vale prevenir que curar.

Telepizzahut lanza becas “Doble Queso” de ayuda a investigadores

(por Joaquín Huidobro)  Eudofloxio Ripoll, un joven de 38 años, se siente afortunado por haber encontrado una vivienda cerca de su puesto de trabajo indefinido. Se trata de una iniciativa que “Telepizzahut” está llevando a cabo entre los jóvenes parados de 38 años y más. Gracias a la ya famosa “Beca post-doctoral Telepizzahut Doble Queso” cientos de doctores universitarios en paro están pudiendo encontrar aquello que tanto anhelan: un sueldo fijo según valía y una vivienda digna debajo de su puesto de trabajo. Rigoberto Hez, gerente provincial de “Telepizzahut”, se muestra orgulloso de poder ayudar a este grupo humano, tan infravalorado.

“La primera vez que vi un investigador post-doctoral en paro, se me revolvieron las tripas”, afirma Hez. “Iba andando por la calle como un ciudadano normal y vi a uno de ellos intentando cruzar el semáforo en rojo varias veces, me di cuenta enseguida de que necesitaba ayuda porque tenía un calcetín de cada color y sangraba abundantemente”.  Tras realizar varias visitas a diversas universidades españolas pudo observar una triste realidad:  “Vi mucho recurso humano suelto”, afirma el empresario. Así es como comenzó a buscar una solución que conviniera a ambas partes.

La  iniciativa de Rigoberto, que no es sino un mecenazgo, consiguió interesar a los

jj
Rigoberto Hez, impulsor de las becas Doble Queso

primeros investigadores post-doctorales. “Colgué una serie de carteles en las columnas ofreciéndoles un trabajo acorde con su valía y una vivienda digna”- nos dice blandiendo su arma reglamentaria-. “Me contaron que muchos de ellos vivían de los restos de comida que los profesores universitarios dejaban en las mesas de la cantina y de robar bocadillos a los niños en los colegios”. La convocatoria enseguida caló hondo en este grupo social.

En la primera fase de aprendizaje el investigador recibe un sueldo de 2, 5 €/hora, -para muchos su primer sueldo digno- con el tiempo puede llegar a ser “Oberführer” cobrando ya 4, 5 euros por hora. Eudofloxio Ripoll nos comenta que en la universidad estaba haciendo un estudio sobre Evaluación de los parámetros funcionales espermáticos en individuos infértiles normozooespérmicos , pero “aquí soy feliz y me siento una pieza importante en la sociedad”.

En otro país de nuestro entorno, Canadá, este tipo de becas lleva funcionando varios años, como la “McFlurrie´s Grant” que una famosa cadena de hamburguesas ya ha otorgado a más de 800 inmigrantes.

Es de esperar que la iniciativa privada, una vez más, consiga sacar del estancamiento la actual coyuntura económica, cuyo erróneo planteamiento, basado en subvenciones y cobertura social, no ha servido sino para colocar a eminentes amigos en laboratorios.