“M. Rajoy es un nombre inventado”

57c72ede1ea8d.r_1472816597974.0-0-631-325

Así lo ha declarado el portavoz del PP, Rafael Hernando,  visiblemente ofendido tras las insinuaciones en redes sociales y La Sexta . “No tiene ningún sentido. Hay mucha gente con esas iniciales y  no vamos a culpar a gente honesta por el mero hecho de que coincidan nombres,  pruebas y Fiscalía. Además, en Twitter el presidente firma como MR”.

Sin embargo, en los pasillos de Génova hay mucha desconfianza. La gente, por prudencia ya se refiere a los demás como los amigos/compañeros/cónyuges por los que usted pregunta. Tampoco han ayudado las encuestas, que rebajan los parámetros de intención  de voto del 31,1% hasta el 30,9.

Se espera que en la cumple hispano-moderdonia,  los líderes de ambos países comparezcan ante la prensa. Como de costumbre, cualquier atisbo de duda será despejada por M. Rajoy.

Pablo Iglesias no es cristiano viejo

2017-12-09 22.19.34Que a pesar de su apellido,  no era amigo de ir a misa ya lo imaginábamos. Lo que no podíamos pensar es que el líder podemita procede de una estirpe de judíos conversos y feos cuyo origen debemos encontrar en el siglo XV.

El descubrimiento lo ha hecho Margarita de Loyola,  jefa  del Archivo de la diócesis de Valladolid, cuando revisando el número de herejes quemados se interesó  por el origen del apellido Iglesias en la corte castellana. El estudio reveló  que una familia de gentiles,  encabezada por el prestamista  Abraham Spielberg, había sido denunciada por usura y falta de higiene. La condena por dicho delito era el destierro a Murcia, que podía ser eludida convirtiéndose a la fe de Cristo. Y eso decidieron los Spielberg, que además cambiaron nombres y apellidos por otros más acordes al santoral.

La tradición se perpetuó y el paso de los siglos hizo el resto.  Así llegamos al 15-M, donde un jovenzuelo melenudo con ideales bolivarianos comenzó a difundir su propaganda. Hoy el actual Pablo Iglesias sigue practicando la usura  de la palabrería progre, vendiendo sueños a interés  elevado. Ahora entendemos muchas cosas.

Álvaro Ojeda, nuevo premio Polichinela 2017

ojeda_1216x639_7187b5d9El prestigioso periodista Álvaro Ojeda ha sido el elegido este año para recibir el prestigioso premio Polichinela 2017. El periodista y divulgador lleva ya más de dos años desempeñando una trayectoria periodística impecable, y  prácticamente toda la vida diciendo todo lo que se le pasa por la cabeza. Razones no le faltan, si bien ha sido reconocido “por su labor diaria, preñada de rigor descarnado e inasequible al desaliento, acompañado de desafortunadas intervenciones no carentes de gracia”.

A través de sus reportajes nos ha mostrado el lado más desagradable de la clase media española, aun a riesgo de su propia integridad, como cuando se internó en una manifestación de obreros bolcheviques el 1º de mayo; o las  estremecedoras crónicas desde calles adyacentes al madrileño barrio de Salamanca. “Allí donde otros se limitan a contrastar wikipedia, Álvaro sale a la calle, micrófono en mano y palpa la horrible sensación de la turba plebeya”, prosigue el comunicado de prensa.

El jerezano se agrega, pues, a una larga lista de  periodistas  ilustres, como Carlos Herrera, María Patiño o el desaparecido Antonio Herrero. De verbo ágil y firmes creencias democristianas, siempre ha gozado del cariño de la profesión y el público. Su medio natural es la calle, si bien desarrolla parte de su labor como tertuliano televisivo. Actualmente ha variado estos parámetros para dedicarse a la escritura, en un libro de relatos cortos titulado “La gente es idiota”, basado en sus crónicas y  corresponsalías.

El Premio Polichinela tiene sus orígenes en las postrimerías de la inefable Segunda República, cuando se hizo necesario poner un poco de humor y sal gorda a la información. Lo que en principio comenzó siendo una tertulia entre amigos del casino de Montecarlo, allá por 1936,  ha acabado siendo el galardón  más relevante del periodismo patrio. La ceremonia de entrega se realizará, como de costumbre, el tercer miércoles de adviento, en el palacio de El Pardo en Madrid.