El misterioso coronavirus está siendo empleado con fines secesionistas por el ejecutivo de Quim Torras para declarar Cataluña, territorio independiente de España.

La Generalitat plantea inventarse un término nuevo, el quarentenisme preventiu. A partir de entonces las fronteras con Francia, Aragón y Castellón, hecho lo cual comenzarían a repartir mascarillas y pan amb tumaca. Sin embargo, la frontera andorrana seguiría abierta por petición expresa de la familia Pujol.

«La revolución no será por la fuerza, sino por la profilaxis», ha declarado un alto mandatario del Guvern. » Hay que devolver la sonrisa a la gente, aunque con la cara tapada no se la veamos». Otro de los objetivos de la cuarentena sería eliminar de un futuro estado catalán tanto peladillas como almendras garrapiñadas.

Por el momento se has distribuido por toda Cataluña veintidós millones de mascarillas a costa de congelar el sueldo a los médicos otros siete años.