Así de contundente se ha manifestado la ministra portavoz del Gobierno, quién prefiere mil veces las iniciativas cursis de los vecinos por las ventanas que el trap y el reggaeton.

«A ver si a Maluma le da un mal en la voz y se calla», ha dicho Celáa