Ángela Markel manifestó anoche su rechazo a cualquier tipo de relación con cualquier cosa proveniente de España. En rueda de prensa declaró que «Alemania no es España, salvo Mallorca y ciertas playas de Canarias. Nos ha llevado muchas décadas depurar nuestra superioridad racial y moral como para echarla a perder por una gripe fuerte«. El plan del norte de Europa, según fuentes del Bundestag, consiste en continuar la actividad económica,ignorando a sus vecinos del sur salvo ciertas excepciones, como por ejemplo venderles coches con emisiones de CO2 trucadas.

Países diminutos de la órbita germana, como Austria y Países Bajos, se han apresurado a aplaudir las palabras de la canciller alemana, apartando de momento su gestión sobre la pederastia. Por su parte, las redes sociales han secundado la iniciativa con hashtags de apoyo como #WirSindScheize (#NoSomosLatinos) o #ArbeitMatchFrei (#JefeEsaCerveza).

En el momento de redactar estas líneas los casos de coronavirus en Alemania no están siendo facilitados hasta que termine la ceremonia de coronación de Ángela Merkel como emperatriz de Europa.