Bershka y Amancio, los nombres más puestos a recién nacidos

68747470733a2f2f73332e616d617a6f6e6177732e636f6d2f776174747061642d6d656469612d736572766963652f53746f7279496d6167652f345a73572d5441736363746e6f413d3d2d3531303635383530302e31353032393837323738383532376431393939323639

El estado de alerta y confinamiento en el que se ve sometida la población no ha sido impedimento para que las mujeres sigan dando a luz, máxime si han salido de cuentas. Tal acontecimiento ha traído otra derivada, y es que  en el registro civil se haya notificado un aumento masivo  entre los nombres Amancio y Berska, en agradecimiento a las donaciones del filántropo y empresario, Amancio Ortega.

“Ya prácticamente no hay Christianes ni Jessicas”, dice el portavoz del Instituto Nacional de Estadística, quien asegura que el último niño al que se puso Amancio de nombre fue en 1952, “y por una apuesta“.

Ortega Lara se enfrenta a Vox Madrid por los pisos colmena.

pisoscolmena-kovH--940x529@abc (1)

La formación ultra-centrista se ha posicionado a favor de los ‘pisos colmena’ en Madrid e instó al Gobierno de Martínez Almeida a que los regule, aunque el ayuntamiento ya rechazó este particular por considerarlos una forma de infravivienda. Vox Madrid aduce que esta solución habitacional (consta de una habitación) tiene un fuerte arraigo en culturas tan cercanas a la nuestra como la japonesa y que allí “no parece haber tantos remilgos”.

Vox propone estas cápsulas como otra opción de residencia en la capital. “Tarde o temprano se implantarán, sobre todo para que los inmigrantes tengan donde caerse muertos”. “Entendemos que pueda parecer chocante, pero no significa que no sean soluciones cristianas”.

Sorprendentemente, la decisión de Vox Madrid ha sido fuertemente criticada por una figura relevante en el organigrama del partido: José Luís Ortega Lara. Al ser preguntado el fundador de Vox no ha querido entrar en polémica pero fuentes cercanas al ex funcionario de prisiones han declarado que “le trae malos recuerdos” y que “ él acepta las decisiones profundamente democráticas del partido pero considera que la suya puede ser una opinión experimentada y a tener en cuenta sobre el particular”. Entre 1996 y 1997 Ortega Lara pasó 532 días en un zulo de 4 metros cuadrados.