68747470733a2f2f73332e616d617a6f6e6177732e636f6d2f776174747061642d6d656469612d736572766963652f53746f7279496d6167652f345a73572d5441736363746e6f413d3d2d3531303635383530302e31353032393837323738383532376431393939323639

El estado de alerta y confinamiento en el que se ve sometida la población no ha sido impedimento para que las mujeres sigan dando a luz, máxime si han salido de cuentas. Tal acontecimiento ha traído otra derivada, y es que  en el registro civil se haya notificado un aumento masivo  entre los nombres Amancio y Berska, en agradecimiento a las donaciones del filántropo y empresario, Amancio Ortega.

«Ya prácticamente no hay Christianes ni Jessicas», dice el portavoz del Instituto Nacional de Estadística, quien asegura que el último niño al que se puso Amancio de nombre fue en 1952, «y por una apuesta«.