Ante los rumores del delicado estado de salud de Kim Jong Un, son muchos los interrogantes sobre quién ostentaría la presidencia si el amado líder falleciese.

Feli Jong-Un en una foto de archivo

Los candidatos no han disimulado sus intenciones, algunos de regiones tan remotas como Burgo de Osma, en España. Allí reside Feli Jong-Un, una anciana de ojos rasgados y ambición inconmensurable quien dice reunir las cualidades para gobernar Corea del Norte con mano de hierro. De hecho afirma que es heredera por derecho de una relación entre Kim Il-sung y su madre en un viaje del mandatario a Soria. Hasta ahora se ha mantenido en un discreto segundo plano, pero cree que es el momento de hacer a Corea great again.

«Me ríen las gracias, tengo cara de pan y llevo un peinado que ni mi enemigo lo querría. Soy perfecta».

Añade que le gustaría ser la primera dictadora asiática con nacionalidad española.