El gel hidroalcohólico es ya un elemento cotidiano de nuestros días. Limpio, desinfectante y tremendamente adictivo, este producto goza de aceptación entre la población. O al menos así era hasta ahora, ya que un grupo de periodistas ha descubierto que en una aldea soviética se está fabricando hidroalcohol con basura. El equipo de investigación, compuesto por unos reputados periodistas y cuñados a partes iguales, ya sospechaba que reciclar es una tontería porque, como ya sabemos, después de que el ciudadano separa la basura, los funcionarios de los vertederos seguramente juntan todo en el mismo montón….

(Quiere seguir leyendo? Suscríbase por 314 € al mes)