El característico color anaranjado de Donald Trump podría ser historia si se confirma un nuevo efecto secundario: la pérdida en piel del pigmento caróteno, también llamado plastidecor naranja.

Por el momento, las noticias son confusas, pero fuentes de la Casa Blanca han comunicado que el presidente de EEUU ha comenzado un tratamiento a base de Betadine.