Corren aires progresistas en el Vaticano, o eso ha dado a entender el obispo de Roma en una entrevista a Il Corriere de la Matina.

En una de sus intervenciones mostró su abierta simpatía al vicepresidente de España. “Se apellida Iglesias, y con eso ya me tiene ganado. Y yo de niño fui comunista un rato. Querás o no querrás, eso une, por encima de creencias religiosas de dioses que no se sabe si existen”, ha dicho Vergoglio portando una sotana morada.

En cuanto a ir a misa, afirma que es una castaña rutinaria que sigue oficiando por no dar que hablar.