Díaz Ayuso quiere construir un aeropuerto dentro del hospital cercano al aeropuerto

Infografía de cómo será el nuevo aeropuerto dentro del hospital

Por fin ha sido inaugurado el Hospital de Pandemias Isabel Zendal-Barajas, cuya principal virtud es, según palabras de la presidenta de Madrid, la proximidad de un aeropuerto. A los avances tecnológicos y médicos implementados a este hospital se añade la facilidad de escuchar el arrullo de las turbinas al despegar, cualidad inherente a una instalación de este tipo.

“Es un hospital enorme”, ha declarado Ayuso, “con personas trabajando de médicos, escaleras,ascensores, un aeropuerto cerca… La gente podría quedarse allí varias noches después de, por ejemplo una lobotomía a corazón abierto, porque les hemos puesto hasta camas. Pocos hospitales pueden decir eso”.

En un futuro inmediato está prevista una segunda fase de ampliación del complejo hospitalario, en la que se dotaría al hall y la zona de admisión de una pista de aterrizaje , con capacidad para aeronaves de carga tipo Antonov AN-225 y Harrier GR1 de despegue vertical. De este modo, según palabras de la presidenta, los pacientes podrían disfrutar de las maniobras de estos colosos del aire durante la reanimación post-operatoria o las siempre tediosas esperas en Urgencias.

Juan Carlos I podría haber regresado a España para celebrar la Nochebuena en algún club de carretera

El autoexilio del Rey emérito podría haberse terminado de confirmarse los rumores que afirman que ya ha regresado a la Península para celebrar la Navidad en compañía de los suyos. Cansado de estar lejos de los suyos, las malas lenguas dicen que está triste y decepcionado con el país que le vio enriquecerse.

El retorno del Rey se habría efectuado en el aeropuerto de Villanubla, en Valladolid, debido a la proximidad con el club Huracan’90. Al parecer, el monarca mantiene estrechos vínculos con el local desde que sus escapadas en moto se hicieran frecuentes. De esta forma, se completarían los participantes en locales de alterne para celebraciones de no más de diez personas inviolables no convivientes.

Las mismas fuentes indican que el monarca, tras el convite “ya si tal se pasaría a ver a su nietas Leonor y la otra“.