Cada 24 de diciembre, el mensaje navideño de Su Majestad es objeto de controversia y tertulias familiares. Sin embargo, lo que pocos saben es que el discurso apenas cambia de unos años para otros, salvo algunos términos que se cambian o alteran de orden.

Así las cosas, ha trascendido que el discurso de la próxima Nochebuena será un mensaje cuyo contenido íntegro ya fuera emitido en 1978, 1984 y 2004, curiosamente el mismo año que Juan Carlos I conoció a Corinna Larsen.

Pese a todo, no es ésta la única repetición que la Casa Real trata de introducir. La expresión «me llena de orgullo y satisfacción» ha sido incluida en el mensaje en cuarenta y tres ocasiones, y «Estos no son los androides que buscáis», otras veintisiete.