En diciembre, las televisiones de hogares españoles y andorranos nos tenía acostumbrados a ver el emotivo anuncio de Turrones El Almendro. Sin embargo, este año, debido a las medidas sanitarias, las secuencias en las que un familiar llama de improviso a una puerta, le abren sorprendidos y se abrazan y llenan de besos con aerosoles, han sido eliminadas del montaje definitivo por razones evidentes.

«Si no ves cómo se abrazan la anciana madre y el hijo que llega de , el mensaje no llega«, ha dicho Fernando Planchadell, propietario de la marca turronera.

Como consecuencia, muchos actores y dobles de acción, especializados en abrazos y lágrima fácil han entrado en fase de ERTE, a la espera de que una campaña de Coca-Cola o pizzas Tarradellas les arregle el año.