Un hombre disfrazado de castor intentando tomar el control de EEUU

Así de tajante ha sido el presidente del Gobierno tras el reciente asalto de cientos de personas al Capitolio de Washington (EEUU).

Los insólitos hechos han obligado a Pedro Sánchez a comparecer para dar un mensaje de tranquilidad como lo hiciera Zapatero en la crisis de 2008 con Grecia, Uganda, Islas Ferøe y Tasmania:

España no es Estados Unidos, aunque haya McDonald’s y la gente diga o.k. mackey. Aquí, como mucho se independiza Cataluña unilateralmente, pero ya“.

Voces cercanas al gobierno español reconocen el asombroso cariz que está tomando el país norteamericano, pero que, llegado el caso, «no habría ningún problema en reconocer otra dictadura«.