José Ortega Cano ha vuelto a los ruedos y con las mismas se ha ido. El diestro de Cartagena había congregado a las doce de la mañana a los medios informativos para anunciar su esperada vuelta a los ruedos; no en vano tenía contratadas faenas en varias plazas en Siria y Mali.

Sin embargo, pasadas las dos de la tarde, el maestro de Tintes convocó de nuevo a los periodistas para, visiblemente emocionado, anunciar que se cortaría la coleta.

«Esta última etapa ha sido muy bonita. Corta pero bonita. Hay que dar la alternativa a esos jóvenes que no quieren estudiar», ha añadido un Ortega Cano muy afectado. Acto seguido se retiró a su cortijo acompañado de su esposa.