Desde hace casi un año, Fernando Simón aparece a diario para dar parte de la información del COVID-19. Y aunque siempre preñado de buena fe, ha tenido cuando menos poca puntería, como cuando a principios de marzo dijo que  en España, «como mucho», no habría «más allá de algún caso diagnosticado» ; o hace pocas semanas, cuando predijo que la cepa británica del virus apenas tendría relevancia. ¿Resultado? Los datos fueron mucho mayores de lo anunciado por él.

Por eso, muchas personas se han alarmado cuando esta tarde, Simón ha dicho únicamente «Que nos quiten lo bailao». Ni datos de contagio ni nada. Inmediatamente el IBEX-35 cayó en picado y miles de personas salieron a las calles a saquear locales y fornicar con desconocidos ante lo que parece un adelanto de lo que va a pasar.

Tras rueda de prensa, el científico ha dicho a los micrófonos que en el estrado todo se magnifica, recriminando los titulares sensacionalistas y que, en todo caso, aún nos quedan dos o tres meses buenos antes del armaggedon.