La Policía ha localizado una fiesta ilegal en un laboratorio colisionador de hadrones de la localidad cántabra de Polaciones. Coincidiendo con el «Schrödinger Fest», un grupo de casi ciento cuarenta y siete investigadores y divulgadores científicos acudieron a la convocatoria hecha a través de la red social Scientik-Tok. Justo en el momento previo a la clausura del local, los agentes preguntaron desde fuera si la gente llevaba mascarillas o algún tipo de protección que justificara ese comportamiento, a lo que algunas voces respondieron que «justo en este momento se pueden dar las dos posibilidades, que las llevemos o no».

A partir de este momento los cuerpos de seguridad pudieron entrar en el local, deteniendo a los integrantes de la fiesta o uniéndose a ella, algo imposible de saber para un observador externo. En el interior del laboratorio se incautaron ocho matraces, dos docenas de placas de Petri, un picnómetro y varios gatos encerrados en una caja. También cabe la posibilidad de que no se hallara ninguno de estos materiales.

Los agentes levantaron atestado de los hechos, cuyo contenido podría trascender en las próximas horas o no. Los científicos se encuentran ya en dependencias judiciales a la espera de que el sistema cuántico derive en una superposición de los hechos que colapse en uno u otro de los estados definidos. O no.