La presidenta de Madrid ha logrado, con acopio de varias dumper y una tirolina, desencallar el Evergreen, el barco que desde la semana pasada bloqueaba el canal de Suez.

Nos jugábamos mucho. Era desatrancar el canal o el comunismo“,declara Ayuso, aún perlada la frente de sudor.

Gracias a un colosal esfuerzo de ingeniería y a la colaboración entre el gobierno egipcio y la propia dirigente, el tránsito de barcos y turistas borrachos hacia Madrid se reanudará con normalidad en las próximas horas.