Tras la masiva entrada de inmigrantes a Ceuta, los dirigentes del partido ultraconservador temen que entre los menas también haya logrado acceder al país algún gay.

«Bastante tenemos ya con que se nos cuelen moros y negros como para que encima nos contagien de homosexualismo», ha dicho Santiago Abascal nada más llegar a la ciudad africana.

Posteriormente ha emitido un discurso en el que, como ya es tradición, se incluyeron las expresiones «derechita cobarde», «¡Presente!» o «Coletas de Galapagar».

A la amenaza de colarse gays -continúa el dirigente- se sumaría el miedo lógico a que los emigrantes aprovechen para echar droga en las bebidas.

Por otro lado, desde Dubai, Juan Carlos I ha querido mostrar su apoyo a Mohamed VI por el ataque sistemático a la monarquía medieval desde sectores demócratas.