El Torneo Interciclos de La Albericia se salda con disputas entre ciclados y sofistas

El tradicional Torneo Interciclos llega este año a su Iª edición. En esta ocasión la final colocó a dos tradicionales rivales: los miembros del ciclo de Acondicionamiento Físico “Children of Rithm” contra sus rivales en el deporte y el amor, los estudiantes de Enseñanzas Sociodeportivas, los monotemáticos “Club de Futbol F.C.”

Los sofistas defendieron la existencia del COVID como argumento vencedor. En la imagen, duelo de deltoides

La victoria final se saldó a favor de los locales, gracias a un golazo de vaselina con el empeine exterior de la pierna derecha y flexo-extensión rotuliana con ligera rotación del pectíneo de un Daniel Roselló en estado de gracia.


Partido bronco e igualado que se rompió mediado el segundo tiempo, cuando todo auguraba un empate a roscos en el marcador; algo que en balonmano, baloncesto o rugby supondría un auténtico coñazo. No así en el balompie y más concretamente en este encuentro, cuyas acciones, entre hilarantes y dramáticas, no dejaban títere con cabeza. El portero de AF, muy atento durante todo el partido, cometió la torpeza de ajustarse la mascarilla quirúrgica justo cuando el delantero, a pase de otro pollo, realizó la magistral volea que introdujo el esférico por la escuadra. Este tanto supuso un golpe duro para el conjunto de AF, que tras adelantar líneas en busca del empate recibió a la contra tres tantos más.

Los “Children” no supieron reaccionar ni a la afilada retórica de los de Sáinz ni a la lluvia de goles

“Las lesiones me han respetado, y eso que tenía tronzaos los isquios”, declaró el autor del gol inicial, quien se besó con rabia el escudo de su camiseta técnica.

A destacar un Sergio Saiz en horas bajas que, pese a sus carencias, supo mantener el tipo no interfiriendo en las jugadas clave. Por su parte, Castanedo sostuvo un planteamiento conservador (un 4-4-8-2-1) gracias al cual sólo encajó tres goles más que el rival.


Lamentablemente, lo que parecía ser una celebración y la fiesta de la democracia acabó en batalla campal entre el bando de los jugadores más musculados y quienes consideraban que en el término medio o templanza está la virtud. La contienda se salda con varios heridos por traumatismo físico y moral, e injurias a Parménides de Elea. Más en un bando que en otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s