Los gobiernos de ultra derecha de Hungría y Polonia están siendo vigilados con lupa por la Unión Europea tras las medidas homófobas que estos gobiernos han implementado contra el colectivo LGTBI.

El presidente magiar, Viktor Orban, ha decretado que los “escasísimos invertidos” que habitan su país y muestren actitudes de mariquita sean sancionados con penas que van desde los 100 florines (0’31€) hasta los tres años de cárcel.

Los temidos Hombres Arcoiris intimidarán al homófobo gracias al estilismo y una mirada penetrante

Por su parte,Andrzej Duda, homólogo polaco, ha incluido a los homosexuales dentro de la lista de criaturas mitológicas, “al no haber visto nadie jamás uno entre Cracovia y Katowice“.

Estas medidas no han gustado en el seno de la Unión Europea, que no ha dudado en enfurruñarse y enviar a los otrora temidos Hombres de Negro, en calidad de agentes de la igualdad. Los Hombres Arcoiris serán fácilmente reconocibles al portar vestimenta multicolor, en claro homenaje a la bandera gay. Su misión será la de “ilusionar e informar a partes iguales al fascista/fascisto/fasciste húngaro mediante danzas, desfiles y trípticos informativos”, dice Axilas Monteros, comisaría europea de igualdad.