Tal día como hoy, 18 y 19 de septiembre de 1991, varias muchachas y muchachos de diversas partes del país acudieron a las pruebas de acceso para estudiar en el INEF de León. Durante los años ulteriores, aquellos que habían accedido al prestigioso centro forjaron una amistad duradera que se ha prolongado hasta ahora, fecha en la que se cumplen 30 años de la celebración de esas pruebas. Los apuntes de Ignacio Grande, Las Majas o unos espaguetis a las seis de la mañana fueron elementos que los forjaron como semidioses y afianzaron lazos de amistad irrompibles. Hasta hoy.

Porque un grupo de aquellos licenciados, alertados por la cercanía del aniversario, y temiéndose que hubiera un encuentro que delatara sus achaques, han encontrado la coartada perfecta en el pádel, un deporte en alza entre gente que supera los 47 años. El «Open Señorío de Cuzcurrita «, torneo que va ya por su I edición, coincidiría justo en las mismas fechas que el trigésimo aniversario del ingreso.

El técnico del combinado, preocupado por el deficiente estado de forma de sus deportistas

La decisión de posponer el reencuentro universitario a favor del torneo ya ha sido refrendada por 234 ex-compañeros de promoción. Es el caso de Ruth V.S., Tere F. o J.L. Faedo A. (nombres ficticios), quienes dicen encontrarse en un momento de forma inmejorable, siempre dentro de la categoría sub-63.

«No estoy dispuesto a que mi otrora temible giro de cintura se vea en entredicho», afirma O.D.D.P. mientras abre una botella de un Ribera de Duero y varias de Rioja.

La legendaria deportista momentos antes de realizar su prodigioso lanzamiento

Sin embargo, no todo está perdido. Los organizadores tienen aún un as en la manga: ofrecer a toda aquella persona que acuda al acto una reproducción fac-símil de la zapatilla lanzada por Rosa Giménez en los campeonatos del mundo de Stuttgart de 1993. Cualquiera se niega.