En las próximas fechas, el representante del PSOE en Madrid, Antonio Miguel Carmona, será nombrado vicepresidente de Iberdrola. La noticia se realiza en medio de las continuadas subidas del Mw/hora. La compañía eléctrica anuncia que se trata de un fichaje de «alto voltaje«, y que el político reúne las cualidades esenciales para ocupar el puesto; esto es, ser socialista.


Durómetro Rockwllell

Nada más darse la noticia, los sensores que el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) tiene instalados en las sedes de los partidos dieron inmediato aviso de la novedad. Técnicos del IGME ya ha solicitado modificar la escala de dureza de Mohs para incluir a Carmona en la lista, lista que anualmente se actualiza con nuevos rostros de políticos. Tras haber sometido muestras bajo un moderno durómetro Rockwel, la cara del político madrileño se situaría en tercer lugar, justo entre el topacio y el corindón.

La dirección del organismo ha declarado que «la clase política aún está lejos de desbancar al diamante (con la excepción de Aznar o González), pues también necesitan cierto componente flexible que les permita deformarse ante los golpes y seguir riéndose de nosotros».