Finalmente la sensatez y el sentido común han imperado entre los dirigentes canarios y – según ha conocido nuestra redacción- “ni siquiera se tomará en consideración” la propuesta de VOX de apaciguar las entrañas de la Tierra mediante el sacrificio  de un disminuido psíquico o de una virgen.

Afortunadamente la iniciativa de VOX quedará en un simulacro.

La medida ,que muchos entienden como bienintencionada pero sin duda apuntada bajo la presión y el nerviosismo propios de una situación tan extrema, ha contado con la oposición frontal de los grupos con representación en las instituciones insulares. “No vamos a ser cómplices de un procedimiento que ya se ha demostrado inútil en otras partes del mundo” ha querido apuntar el histórico dirigente socialista canario Mamerto España.

Podemos ha querido ir más allá tachando la propuesta de “contraria a nuestro ordenamiento jurídico y a la Constitución. Según Rémulo Sandios, representante de la formación morada en las islas “hay que dejar trabajar a los vulcanólogos tranquilamente para que frenen este desastre”.

VOX pretendía calmar las fuerzas telúricas de las islas con el lanzamiento a la boca del volcán de un disminuido psíquico o de una virgen que se postularían “voluntariamente y sin coacción” para detener las sucesivas erupciones. Siempre según VOX ya se habrían prestado voluntarios para el sacrificio muchos disminuidos psíquicos entre sus afiliados y simpatizantes, aunque curiosamente muchas menos vírgenes.

VOX recrimina al resto de las formaciones su inacción y su falta absoluta de propuestas para atajar el desastre económico y social que se cierne sobre las islas.