El desfile del Día de la Hispanidad de 2021 será recordado como el más cruento, a tenor de la cantidad de duelos habidos entre sus asistentes. Según varios testigos, un grupo de espectadores, al grito de “¡Viva España!” comenzó a desafiar a la concurrencia por ver quien ama más a su patria. A los pocos instantes, varias parejas de luchadores comenzaron a batirse a florete ante la atenta mirada de S.M. Felipe VI, quien en todo momento presidió el desfile en la madrileña avenida de La Castellana.

El vencedor, y único superviviente, resultó ser Wenceslao Inestrillas, taxista jubilado, quien, engujándose la sangre con una bandera nacional comprada en un chino, quiso dedicar la victoria a las víctimas de la pandemia.