El famoso ama de casa y economista, Celestino Huidobro, ha vuelto a quedarse sin el preciado galardón sueco. El de Burgo de Osma, que recientemente publicó una tesis titulada «Desbarajuste de esta casa que parece una leonera» vuelve a ser eterno candidato al nobel de Economía, como lo es en literatura Murakami desde 1990.

En escaso folio y medio, la tesis de Huidobro plantea el uso de componentes integrados mediante interruptores y su repercusión en la economía doméstica (sic) con una simple frase: «Que apaguéis esa luz, coño, que no somos consejeros de Iberdrola».

El economista, que no ha querido hacer declaraciones al principio, ha acabado tildando a la Academia Sueca de snob y premiar a gente que nadie conoce.