«Madrid es libertad, sí, pero también asepsia». Así de rotunda se ha manifestado Isabel Díaz Ayuso tras informar de su intención de eliminar las mascarillas en Madrid.

Ajena a las instrucciones del Ministerio de Sanidad, la presidenta considera que los índices de contagio por COVID no son más elevados que la intención de voto a Ciudadanos, por lo que da la pandemia por concluida en su comunidad. Además, añade, «una cosa tan pequeña como un virus no puede ser peligrosa».

Asimismo, la Consejera de Sanidad madrileña, Raquel Batablanca-Diego, considera que el distanciamiento social es seguro siempre que haya una separación de al menos 12 centímetros.