«Queremos que nuestras tiendas estén libres de gente enferma, y este es un primer paso«. Así se ha expresado la directora general de Inditex, Jessica Fletcher de las Heras, tras el anuncio de una donación de 200 máquinas contra el cáncer que Amancio Ortega ha hecho a sus establecimientos.

La inversión sanitaria ha supuesto un desembolso de 400 millones de €, el equivalente al salario digno de toda la población infantil de Bangla Desh durante catorce años.

Las máquinas, conocidas en el mundillo científico como espectroscopio Walker de ondas poplíteas, constan de una sofisticada gárgola a la que se agarran un cordel y una vara de avellano a modo de sensor. «Hay tiendas que no tendrán máquinas, pero es un riesgo que podemos asumir», continúa Fletcher. Con este gesto, el gupo Inditex busca hacerse un hueco en el sector de la tecnología y el emprendimiento, sin olvidar la moda como eje vertebrador del negocio.