La división interna entre el PP madrileño y el nacional no da tregua. Por un lado, Isabel Díaz Ayuso aspira a presidir el partido en Madrid, mientras que la facción liderada por Pablo Casado, Martínez Almeida y Teodoro García Egea llaman a la mesura en la ingesta de alcohol.

Si bien las diferencias parecen irreconciliables de puertas afuera, Díaz Ayuso habla de «unidad e integración en un partido del que yo soy la más adecuada para ser presidenta«.

En referencias a estas luchas intestinas, Pablo Casado no ha emitido ninguna declaración, según dicen, para no parecer que el PP es como los partidos de izquierdas, en los que sus miembros pueden opinar y luego no se les pilla robando cremas.

(dedicado a @tolosent y Lord Kaiser )