«Esa gente también merece divertirse un ratito. No todo va a ser feminismo«, ha declarado Díaz Ayuso tras anunciar la construcción de un anfiteatro en las inmediaciones de La Cañada Real.

El asentamiento ilegal más grande de Europa lleva un año sin electricidad, por lo que sus vecinos no tienen ni luz ni calefacción. Afortunadamente a partir de ahora, gracias al proyecto recién anunciado, los vecinos podrán disfrutar de un anfiteatro en el que cobijarse del frío. La instalación permitirá presenciar catorce combates simultáneos a muerte entre gladiadores. El anfiteatro, de aspecto similar al Coliseo romano, tendrá capacidad para 72.000 pobres, 52 metros de alto y un revestimiento en mármol travertino, así como conexión wi-fi.

El objetivo de la obra -estimada en millones de euros- trataría de dar un mensaje de esperanza la Cañada Real, además de dinamizar al barrio, en tanto se estudia cómo solucionar el acceso de la electricidad. Según la portavocía del Gobierno madrileño, «para llevar la acometida hay que hacer mucha zanja, meter un cable que a saber si llega, vete y ven a la ferretería….».

El invierno se presenta calentito, si nos permiten la broma.