La medida contribuiría a que las maestras de Infantil acabasen a tiempo los disfraces de Navidad

La creciente ola de contagios amenaza la celebración de Navidad en familia. Por eso, el Gobierno ha propuesto con carácter de urgencia a las consejerías de Educación que adopten medidas que eviten más contagios. La más controvertida consiste en que los alumnos de Infantil, Primaria y Secundaria pasen la Nochebuena en sus respectivos centros educativos.

La iniciativa, bautizada como «Nochebuena con los estándares de aprendizaje» -«Christmas Horror Show» para los grupos bilingües- aunaría tradición y repaso de materia, además de atajar el número de contactos estrechos. El presidente, en su comparecencia no ha querido hablar de confinamiento, sino de conciliación curricular sanitaria.

Según Sánchez, el alumnado estaría bajo vigilancia del personal de conserjería así como de los profesores de Educación Física, siempre en la vanguardia educativa. La iniciativa podría cobrar visos de realidad si las comunidades autónomas dan ese paso.

«Para los padres va a ser un descanso, los maestros ya tienen siete meses de vacaciones y buenas tragaderas. No les va a importar«, ha dicho Pilar Alegría, la ministra de Educación que lleva a su hijo a un colegio privado.