Tras la supuesta polémica sobre la agricultura extensiva de Alberto Garzón, el PSOE mantiene clara la distancia con su socio de coalición, PODEMOS.

Y es que el otrora partido obrero prosigue su peregrinaje hacia el centrismo en lo económico y lo de derechas en lo social.

Por eso, desde Moncloa el gabinete de prensa del gobierno ha emitido un comunicado cuyo inicio reza así: El Gobierno, formado en tres cuartas partes por miembros del PSOE, alguno de los cuales es un bellísimo presidente, desea aclarar que en ningún modo las opiniones vertidas por sus socios perroflautas son las del gobierno, aunque formen parte de ese mismo gobierno.

El comunicado, en párrafos posteriores, deja entrever que el PSOE es el legítimo poseedor del gobierno al hablar de un maravilloso legado felipista y de la incoherencia de algunos diputados que, además de llevar pelo largo, ignoran ofertas de las compañías eléctricas.

Los ministerios bajo titularidad podemita han preferido mostrar su estupor en silencio. Con el lenguaje de signos.