Los presuntos idilios secretos de Iñaki Urdangarín han hecho que la infanta Cristina se plante. Según fuentes cercanas a la Casa Real, la hermana del rey estaría harta de ser profesional, igual que lo fue Sofía de Borbón durante cuarenta años. Todo presuntamente.

«Decían que mi madre era una profesional, y yo pensando que era una trabajadora ejemplar, cuando lo que tenía eran más cue*nos que una gacela Thompson«, parece que se oyó decir en los aposentos reales en la residencia suiza de doña Cristina mientras ésta sollozaba, apoyada en unos almohadones de pluma de ganso del caribe.

Tanto Iñaki Urdangarín como Cristina de Borbón han emitido un comunicado en el que han decidido «de común acuerdo, interrumpir su relación matrimonial». También añaden que el compromiso con sus cuatro hijos «permanece intacto», para distanciarse de las personas que tienen hijos pero que no se acuerdan de ellos porque no son de la realeza.

Ambos consortes ya han comenzado a rehacer sus vidas, gracias al fruto de su excelentemente bien remunerado trabajo, sea cual sea.