Las elecciones en Castilla y León ya han arrancado su maquinaria de propaganda, y en el PP lo han hecho a lo grande. De hecho sus candidatos, encabezados por el actual presidente, quieren dar una imagen de cercanía y sencillez a los ciudadanos. Para ello han decidido vestirse de cargos medievales, a la altura de la dignidad a la que aspiran. Así, Alfonso Fernández Mañueco, que aspira a la presidencia, aparecerá en sus mitines vestido de señor feudal sobre un fondo del castillo de la Mota. Los candidatos a alcaldías vestirán indumentaria de senescal, mientras que los diputados provinciales podrán elegir entre arcipreste o hada madrina.

«El castellano, que es sencillo y trashumante, ve más cercano el latifundio que la democracia, así que de esta guisa lo vamos a petar entre los milenials«, afirma Avelino Espinosa de los Monteros, candidato por VOK al trono de hierro.

Por su parte, los partidos de la izquierda no descartan vestirse, obviamente, de comuneros. En poco más de dos semanas sabremos si este plan sin fisuras da resultado.