Las unidades están siendo pintadas de un verde asturiano, afirma el ministro de Defensa ruso

Rusia quiere mostrar su cara más amable tras la polémica suscitada por el acercamiento de tropas a la frontera con Ucrania. Los cerca de cuatrocientos millones de soldados de infanteria y carros de combate han hecho saltar la alarma no sólo de Ucrania, sino de la Unión europea, que prevé en esa invasión una falta de consideración con el medio ambiente.

«Nos preocupa el entorno donde se podrían provocar las contiendas; todos esos soldados harán pis y caca, y no creo que haya muchos contenedores de envases en el campo de batalla. El conflicto bélico también, pero menos», afirma la presidenta de la U.E., Ursula Von der Leyen.

Por su parte , el ministro de Defensa y de Rusia, Yuri Molotov, ha respondido a estas acusaciones argumentando que los tanques siempre han sido verdes ya que «no hay planeta B».

Se espera que durante las próximas jornadas se agoten la vía diplomática para que en la contienda, caso de producirse, la gestión de residuos sea la que se espera entre naciones civilizadas.