El conocido canal sobre reportajes y documentales podría estar en entredicho si su programa más exitoso, «Nazi Megaestructuras», no encuentra nuevos edificios construidos por la Alemania de Hitler.

A lo largo de veintidos años el canal ha sorprendido al mundo mostrando construcciones hechas en el territorio teutón durante la Segunda Guerra Mundial que nadie antes había descubierto. Sin embargo el filón se ha agotado y los cerca de 2.800 redactores, investigadores y locutores podrían irse al paro si no aparecen más bloques de hormigón en medio de la Selva Negra.

«Sabíamos que ese día llegaría y no quisimos verlo. La burbuja inmobiliaria del Holocausto hizo que filmáramos documentales por encima de nuestras posibilidades«, confiesa Gunter Rammstein, productor ejecutivo de la serie. Por eso, la productora ya se ha puesto en contacto con Viktor Orban y Andrej Duda, los presidentes de Hungría y Polonia, para que se pueda filmar en los ministerios de dichos países y así proseguir el exitoso proyecto.

Por su parte, el equipo de «Forjado a Fuego» ya se ha ofrecido a echar una mano, aunque según sus propias palabras no exentas de guasa, el éxito en televisión es un arma de doble filo.