La sobreactuación podría perjudicar su carrera hacia los Oscars, según expertos

Las elecciones en Castilla y León están sometiendo a Pablo Casado a mucha exposición mediática, por lo que no es raro el día que deja un titular después de protagonizar algún acto. Así, tras haber mencionado el ataque del PSOE a las remolachas, mencionar el turismo de otras razas o hablar de zombies y Drácula, muchos de los profesionales de la interpretación se han pronunciado.

Sus actuaciones han trascendido más alla del ámbito político. De hecho, los inventores del método Stanislavsky, Mercedes Stanivslasky y Agustín Stanislavsky, han felicitado al líder del PP, si bien le piden que baje un poco el tono en los momentos álgidos: «Está haciendo muy buen trabajo, pero en las escenas dramáticas sobreactúa. Tiene que bajar un poquito el tono porque si no el micro recoge mucho ruido y se acopla; pero está bien, se le felicita».

Los dramaturgos aún recuerdan las escena en la que llamaba felón a Pedro Sánchez, por la que estuvo nominado a los premios Emmy como actor revelación, mejor actor secundario, actor de reparto y mejores efectos especiales.