Aún prosiguen los festejos en la sede de VOX tras su auge en las elecciones al parlamento de Castilla y León. Los trece procuradores obtenidos otorgan una situación privilegiada para negociar el próximo gobierno de la comunidad, aunque se cree que del total de los 200.000 votos, la mitad del éxito es debido a las mujeres.

Sin embargo, su líder y triunfador indiscutible, Juan García-Gallardo ha declarado que «si bien es de justicia agradecer a las mujeres el habernos votado, ya es hora de que regresen a sus hogares a cuidar de la familia española. Sólo así nos libraremos del largo brazo del comunismo y el libertinaje».

La formación verde también ha prometido que, de lograr acceder a puestos de responsabilidad, limitará las manifestaciones abortistas y feminazis pues «el Cid nunca lo hubiera permitido en la España del siglo XI».