Durante ese tiempo llegó a mencionar a casi 74.000 personas

Alicio Montes, que el pasado 12 de febrero recibió el Goya a mejores efectos sensoriales por «Palabras necias, oídos sordos«, fue expulsado del escenario tras seis días en los que estuvo agradeciendo el galardón a familiares y amigos.

Montes se había hecho fuerte en el escenario y nadie había logrado expulsarlo del escenario desde que la actriz Candela Klingon fuera la encargada de abrir el sobre con el nombre del vencedor. La alegría de Montes fue inmensa; tanto que extrajo de un bolsillo un códice del que comenzó a leer, en riguroso orden alfabético, el nombre de todas las personas a las que agradecía su triunfo.

La ceremonia concluyó, pese a la velada invitación de la organización para que el cineasta se marchara. Sin embargo, Alicio siguió leyendo nombres y refiriendo anécdotas hasta que Mariano Barroso, presidente de la Academia, puso el hecho en conocimiento de las autoridades.

Finalmente, tras seis días de asedio y negociaciones, Montes fue atrapado sorpresivamente por una unidad de los TEDAX cuando iniciaba la relación de conocidos por la letra D.

Se calcula que la lista de nombres mencionados asciende a 74.000, equivalentes a la capacidad de un campo de fútbol de 74.000 espectadores.