«Era corrupción de la sana», afirma el hermano de la presidenta

«Todo ha sido un malentendido. Hay pasta para todos», ha dicho Teodoro García Egea tras finalizar un nuevo encuentro entre Casado y Díaz Ayuso. Menos de 48 horas ha durado el cisma en la cúpula del PP.

La presidenta de Madrid ha facilitado documentación en la que prueba que el trato de favor a su hermano no quería perjudicar al PP, sino beneficiar a sus familiares más cercanos; al parecer los papeles prueban que la comisión con dinero público no fue de 280.000 euros, sino sólo de 50.000, una cifra ridícula para los estándares de corrupción que maneja el partido. «No merece la pena enfadarse por tonterías, que la vida es muy corta. Tú destruye eso que tú sabes, y a ver si quedamos para tomar algo«, cuentan que se oyó decir a Casado nada más cederle su despacho a Ayuso.

De esta manera, el expediente contra la presidenta de Madrid queda archivado, al tiempo que en la sede de Génova ya han comenzado a entrar nuevas trituradoras de papel, maletines y miles de banderas de España con las que ilusionar a los votantes del partido conservador.