La salida del PP de Pablo Casado de la dirección del PP ya es un hecho, y así lo ha dado a entender esta mañana en el Congreso. Por eso, y ante la falta de cargos de responsabilidad de éste, los barones del partido sugieren que cubra algún cargo de escasa relevancia; en concreto el puesto de coordinador general de afiliaciones en Europa Oriental, en Kostyantynivka , una bonita localidad ucraniana próxima a la frontera con Rusia.

«Se trataría de un puesto de perfil bajo, muy tranquilo y que aliviaría la brusca transición de Casado hacia el ostracismo», explica Andrea Levy, responsable de la gestora de exilios en el Partido Popular .

Los escasos apoyos que Pablo Casado tenía insisten en la lealtad y el respeto que sienten por él, pero que desean mantenerse en su puesto, sin importar quién sea su sucesora.