El Kremlim argumenta que además de bombardear, también saben cuidar de la salud de los ucranianos

Ante la insistencia de las potencias europeas, que tachan al dictador ruso de desalmado y cruel, éste se ha apresurado a desmentir tales acusaciones, lanzando un mensaje de empatía hacia los desplazados.

En un tono conciliador pero amenazante, el dirigente se dirigió a la población ucraniana, a la que recordó que no se olvidaran de llevar mascarillas de sobra, ya que en la gran llanura europea hay pocas farmacias. En concreto recomendó el uso de las FPP2, si bien no descarta que las de antigás puedan a ser necesarias «si me tocan mucho los cojones«.

El Kremlim también recomienda a los desplazados cerrar la llave de paso del agua, llevar una cantimplora y, ya en clave doméstica, aplaudir todas y cada una de las decisiones de Putin.

Nota a la atención de los ofendiditos: añadir una gota de commedia a la tragedia no resta ni un ápice de apoyo al pueblo oprimido. Слава Україні!