El perro de San Roque no tiene rabo desde 2020