Expresiones como «Soy argentino, mi tasa de inflación es mayor que la tuya» o «»En la guerra de las Malvinas fuimos subcampeones» son frases que carecen de sentido para Lisandro Gasparetti, el primer argentino diagnosticado sin amor propio.

El insólito caso fue diagnosticado en el Hospital «Niños del Brasil» de Santa Fe, cuando el afectado acudió a urgencias con claros síntomas de falta de autoestima y gran pesar en el orto.

El paciente presentaba signos de hipotermia y un fuerte olor a vino.

«El paciente acudió a la instalación hospitalaria recontramal», explica el doctor Ceviche-Campanella, encargado del caso : «Alcanzó a decir que el combinado nacional de balompié es pésimo, que no somos potencia mundial en nada y que recién el dulce de leche es leche condensada. Jamás habíamos evidenciado un caso tan grave de desgaste psico-emocional«.

Por el momento, Gasparetti permanece aislado y en cuarentena a la espera de recuperar el orgullo patrio. El cuadro clínico ya ha sido bautizado como «síndrome del uruguayo normal».