Miles de jóvenes confunden el fin del estado de alarma con “vivir a la madrileña”

Tras decaer el estado de alarma en el país la noche del sábado, hordas de jóvenes tomaron las calles a partir de la medianoche para hacer lo que mejor saben: disfrutar de la vida sin ninguna responsabilidad. La madrugada fue el escenario de fiestas y borracheras en las principales ciudades del país sin que las fuerzas del orden pudieran -o quisieran- hacer nada.

“Llevo meses levantándome a las diez de la mañana; creo que me merezco vivir como los madrileños“, afirmaba un muchacho ebrio de felicidad y ron Negrita.

Mientras tanto, Reinaldo Revilla-Lanuza, el hombre que dijo que de esta pandemia saldríamos mejores, continúa desaparecido por miedo a represalias.


El 80% de los adolescentes que usan la expresión “en plan” en realidad no tienen ningún plan

Cualquier persona que conviva con un adolescente se habrá percatado de que en cada frase se incluye la alocución “en plan”, sin que aparentemente responda a ninguna finalidad.

Durante dos años, un equipo de filólogos y orientadores de institutos de Secundaria en Almazán ( Soria) y Mataporquera (Cantabria) se ha dedicado a descifrar el verdadero significado de una expresión que escapa a la percepción del humano adulto medio.

Sin embargo, los resultados no han sido concluyentes, como señala Ana Parker- Bowles, psicóloga: “Al principio nuestras investigaciones fluyeron por cauces erróneos, al considerar que «en plan» era una ancestral consigna de los arcanos que daba acceso a una logia secreta. Ya nos extrañó escuchar a una chica decir «Estoy cansada en plan, tía». Entonces nos dimos cuenta de que realmente no hay ningún plan; ni plan B, ni arcanos, ni mierdas. Estamos decepcionados con la juventud, en plan“.

El equipo de profesionales ha aprovechado para profundizar en el significado del adjetivo “mítico”, generalmente mal empleado como sinónimo de típico o habitual.