La vacuna homeopática estará disponible en mayo y será de una única dosis imaginaria

Poco a poco la oferta de vacunas se va incrementando, y con ella, la posibilidad de alcanzar la inmunidad de rebaño. En esta ocasión, es el gigante farmacéutico “Homeopatics” quien se incorpora a la lista de vacunas en Europa. La dosis será única e imaginaria, y se administrará vía conciencia, para no agujerear el aura del paciente.

En la imagen, un paquete con los nuevos viales

El Ministerio de Sanidad no ha facilitado el número de unidades encargadas, pero se estima que serán equivalentes a la cantidad de sueños por cumplir del receptor.

Homeopatics ya posee en el mercado un catálogo de productos médicos considerable, tanto en formato sacarosa como en tetra-air, capaces de paliar cualquier dolencia oncológica o incluso el mal de ojo.

No obstante, el laboratorio no siempre estuvo a favor de la inoculación de antígenos. En recientes fechas, su directora general, Encarnación Mengele, afirmó en redes sociales que“el humano es el único mamífero que bebe leche y sigue vacunándose de adulto“. Esta postura pone en entredicho a la firma, cuyo afán siempre ha sido el de ayudar a hacer la vida un poco más dulce. Eso sí, con sacarosa.

FÍSICA | La Teoría de Cuerdas pasa a llamarse Teoría de Hilos para minimizar los contagios

La ciencia avanza que es una barbaridad, decía don Hilarión en “La verbena de la paloma”. Así lo cree también el Instituto de Física Computacional y Enigmática de Burgo de Osma , que ha aportado su granito de arena para detener la pandemia mundial. Este grupo de científicos jóvenes y alocados, aunque tremendamente audaces en sus tesis ha decidido darle la vuelta a todos los parámetros científicos, de modo que estos eviten que la propagación del COVID se minimice.

Así, la controvertida teoría de Cuerdas pasa a llamarse Presunción o Recelo de Hilos. Por su parte la célebre Ley de la Gravedad de Newton pasa a ser “Lo de caerse” ; la teoría de la selección natural de Darwin simplemente se llamará “Madrid nevando“.

“Las pruebas en laboratorio demuestran un descenso de contagios de hasta el 427% en aquellas personas que no se relacionan con parámetros científicos ni leen The Lancet”, afirma Louise Gömez-Urkell, impulsora de la medida que mañana será presentada ante el desaparecido ministro Pedro Duque.