Un primate se presenta por el PP a la alcaldía de Calasparra.

afirma que llega a la política con vocación de servicio de caballeros

Se llama Ramiro, trabaja en un circo y se convertirá en breve en candidato del PP al Ayuntamiento de Calasparra. Nada sería motivo de asombro en esta tranquila localidad murciana de no ser porque Ramiro es un simio. En efecto, este chimpancé de cuatro años ha sido captado por el PP murciano por su inteligencia, su empatía y –sobre todo-por su carisma.

Ramiro muestra a una simpatizante el lema electoral de su partido.

“Prevemos una subida en votos del partido animalista y creemos que Ramiro será una buena baza para contrarrestar el peligro que nos acecha”, apunta Ginés Pedraza, prehistórico dirigente del PP en la localidad. Desde Madrid, Casado ha dado su bendición a la iniciativa. Viene de lejos la incomodidad del PP con perfiles demasiado intelectuales que no captan al votante de derechas medio y el éxito de candidatos como Ayuso en Madrid ha servido para afianzar esta hipótesis.

“Total, si en Madrid se ganan elecciones sin presentarse a debates y sin emitir dos frases gramaticalmente correctas, con más motivo esperamos triunfar aquí” indica Pedraza. El coeficiente intelectual -añade- nunca ha sido obstáculo para que el PP considere una candidatura, convirtiéndose por ello en el partido más inclusivo y menos elitista de España.

De Ramiro se esperan sorpresas ya que -según se comenta- ni tiene un perfil tan bajo ni esta tan carente de ideología como se podría pensar. No son pocos los dirigentes locales que observan –incómodos-su fulgurante ascenso.  El PP local le ha diseñado una campaña de cercanía absoluta: Ramiro evitará preguntas comprometidas limitándose a abrazar  a potenciales votantes y a sonreír.