Sale de Madrid por error y descubre que hay más sitios

Hasta hoy se consideraba un madriplanista convencido.

Un hombre salió ayer de los límites de la provincia madrileña por error al confundir una salida de la M-40 con la autopista del norte, volviendo a las pocas horas maravillado al descubrir que el planeta no se acababa allí.

El conductor madrileño sintiéndose como en “El Show de Truman”

Los hechos se produjeron esta mañana, cuando Jorge Javier Grimaldi se dirigía en coche hacia su trabajo, donde ejerce como redactor de un informativo de televisión. Distraído como estaba, oyendo las noticias sobre el Real Madrid, no reparó en que se alejaba de los aledaños de la metrópoli hasta que se encontró con un edificio de gigantescas proporciones, arcos ojivales y cruz latina.

“Unos seres de apariencia humana me dijeron que se llamaba catedral y que esa población se llama Burgos”, confiesa Grimaldi aún aturdido. Pero su asombro no se detuvo ahí, sino que descubrió también casas que no eran de adobe, automóviles e incluso gente que tomaban cañas en una terraza. “Se me han caído los palos del sombrajo: no sólo hay gente aquí, sino que viven en libertad y a la madrileña. Yo pensaba que España era Madrid y lo demás no sé, océano“.

Grimaldi, que hasta hoy se consideraba Madriplanista, ya está pensando en explicar este fenómeno al mundo,su mundo, y piensa dedicar su informativo, al menos durante unos segundos, a divulgar otros lugares de lo que el ya denomina “provincias”.